Roy (the bull)

Aquí tenéis a la estrella de la marca y culpable del nombre de esta  cerveza. Mi amigo y compañero de tantísimas elaboraciones Roy. El aun no sabe que es un perro (la foto lo dice todo) pero se trata de un Bulldog Francés que adopté cuando tenía cinco años en el año 2013, con la primera fábrica ya montada y que, desde entonces, ha estado a mi lado siempre que se cocía algo. Hemos vivido momentos llenos de buenas experiencias, otras no tan buenas (hay veces que las cosas no salen a la primera) pero siempre hemos tenido lo mas importante. Nuestra compañía.

Un chin chin por el!!